martes, 27 de diciembre de 2011

Letter of Unity, Christmas 2011

Emmanuel, GOD WITH US

Letter of Unity, Christmas 2011

Dear brother and sister, you have often asked yourself where does this unfriendly loneliness mankind suffers comes from. We have all experienced this reality in ourselves and in our surroundings, which makes us realize that we are equals. Loneliness is rooted in the depth of man´s heart, but it also lies concealed within the concrete walls of the big cities, with sad evidence to show for it. A multitude of human beings show it to us very clearly, others live in a hidden silence. For some it is a “solitude filled with howling” (Dt 32:10), in which fear, astonishment, anxiety and threat reign, and where you can hardly get a human word, a gesture of someone close, or compassion. And so, a solitary man is an unprotected man, in the middle of the void, left out in the open,who feels the need to defend himself , even more, to hide himself. How much violence this solitude creates, how much revenge, how much aggression! Others live in a solitude without ways (Ps 107:4), meaningless, without any orientation, without signs. In this solitude, man often gets himself lost, not knowing where to go because he doesn’t know where he comes from, why he’s here, who called or brought him. He lacks an origin, a ‘what for’ and a ‘where to’. We all know people who wander without a meaning, without anyone by their side, not only to accompany them, but also to point them the way. This disorientated solitude, we all are familiar to it! How much despair it causes, and in this despair one tends to escape from it, often to nowhere...

Man is an empty hole. This emptiness is a lack, but also a disposition to look at life as a space that needs to be filled, to become inhabited. If it is not filled, it will remain empty and loneliness will sadly settle down in it as its master, changing one´s existential question in an existential doubt, and in a firm convictionf of the uselessness of our lives in this wide and unknown world. Nevertheless, this sad emptiness has got a meaning: Someone needs to come and live in it. Someone that is Lord of this place, King of this city (Nicolas Cabasillas, Homélies mariales). So, if this hole, meant to be lived in by Someone, remains inhabited, how can one bear the emptiness, this useless void?

And to add to all this is the most terrifying loneliness, that man, with his history of creating distance, has broken with all guardianship, endlessly turning and twisting from what in reality is our ultimate destiny: to be like God, to become part of the family of God. I am referring to an unfortunate orphanage. Being detached from all guardianship has seemed to give us a lot of freedom but in reality has left us in the most terrible loneliness. Without father-mother, without a home, without a roof, walls or a floor. This has started a chain of irreparable losses: without father-mother there can be no brother-sister, thus contaminating all other relationships. The world is not only empty of God, but is also dehumanized as an immediate result of that, causing human solitude to appear more and more frequent, unavoidably visible, beating us with its presence and asking us, however silently, for a kind closeness of friendship, of consolation, a life-saving embrace.

Nobody in our inner emptiness, nobody holding the meaning of life, nobody inside and nobody outside... that is the extreme solitude which is unbearable.

From this enormous lack arises in the end an outcry, the same lack that breaks open the most inhospitable earth and makes it cry out for the beneficial rain. In such a landscape arises the prayer of the Psalmist: "Remember me, Lord, visit me with Thy salvation" (Psalm 105, 4). This is where the cry of Advent arises, the insistent call of man to the One on whom he has finally set his hopes for a durable health, curing the illness of the human heart, and fullness that fulfils all capacity for love and community that he embodies. The calling of man to be visited by God, because his life is not complete without such an encounter, a face-to-face, a dialogue, a living companionship. The cry of man faced with solitude, coincides with the original desire of God “It’s not good that man should be alone” (Gen 2:18)

The greatest grace received by man has been His visit, not only as a response to man’s request but, above all, as a manifestation of God’s will to meet with him. Like it was His plan from the beginning (Ef 1:10). In the person of Jesus, the Son, God visits us, establishing His permanent presence in our midst. The Incarnation and de Nativity of the Lord Jesus are the gateway of His presence among us, making man himself the place of His visit, the place where God will live, filling with His fullness the old emptiness, restoring in that way the city-paradise from which he was expelled and to which he returns full of grace and tenderness; man himself, to whom Jesus, the Saviour, comes to convey the love of God the Father, so that he may know him as the living source of all love, eradicating the orphanage and satisfying at once his single and deep desire to love and be loved. This way, we are not alone, we are beings inhabited by God, we have a Father, His love is the beginning and the end, it will not let us loose ourselves without course or without meaning. The howls of fear and death can do nothing to us, because God is with us, because He is on our side, He is our guardian and Saviour in the midst of our precarious condition. God is with us, His name is Emmanuel.

God's visit strengthens the bond that ties us to Him and starts a convivial time like no eye has ever seen, nor ear heard, nor any creature could ever imagine (1 Cor 2:9). God wanted to live with man since the beginning until the end of life, knowing the most humble of human joys and sorrows, sharing the bread of sweat and of the fields, carrying our sins and encouraging us in our weak hope. God has become one of us in Jesus of Nazareth, the Son of God, the Word made ​​flesh. If we are called to live life in the communio Dio, in communion with God, we are double blessed when we are able to live with God, the convivio Dio, in the flesh, by Jesus Christ our Lord. This way, the communion with God becomes a living together, and this living together, that became possible through the Incarnation, will lead to an unending communion, the ultimate redemption for man, eternal life in God.

This living together of man with God shall give meaning to the living together of humanity, which will be an image and the fruit of that which is expressed in the heart of the Trinity. No solitude is alien to us Christians, nor are we indifferent of the ways leading to it. Therefore, from wheresover we may be let us also make the visit to man in God’s name, doing for others what He has done for us. The ‘vía sacra’ of the Visitation of God to man was Love. May that also be the way for all of us. Let us approach any human solitude by announcing the presence of God among us and denouncing everything that interferes with it, hinders it, contradicts or forgets about it. May it be in the depth of our hearts and in our social structures; in our families and communities and in the middle of the streets and of the towns. God wants to live with man and we want to live with Him. In this mutual inhabitation lies the meaning of human life.

Merry Christmas

In unity,

Justificar a ambos lados

M. Prado

Comunidad de la Conversión

viernes, 23 de diciembre de 2011

Brief der Einheit. Weihnachten 2011

Brief der Einheit.
Weihnachten 2011

Liebe Schwester,
lieber Bruder,

Du hast Dich oft gefragt, woher diese unbändige Einsamkeit kommt, der wir Menschen ausgesetzt sind. Wir alle haben diese Wirklichkeit in uns selbst und in unserer unmittelbaren Umgebung erfahren und erkennen darin ein uns verbindendes Element. Die Einsamkeit ist tief im Menschenherzen verwurzelt, aber kauert auch in den Betongemäuern der Großstädte, was schmerzlich vor Augen liegt. Unzählige Menschen bezeugen diese in aller Deutlichkeit, andere leben sie still und versteckt. Für die einen ist es eine Einsamkeit voll von “wildem Getier” (Deut. 32, 10), in der die Angst vorherrscht, Erstarrung, Beklemmung, Bedrohung; in der menschliche Worte und Gesten der Nähe und des Mitfühlens rar sind. So ist der Mensch für sich alleine ungeschützt, mitten im Nichts, der Willkür ausgesetzt, er fühlt sich gezwungen, sich zu verteidigen oder gar zu verstecken. Wieviel Gewalt ruft diese Einsamkeit hervor, wieviel Rache bis in den Tod, wieviel Aggressivität! Andere wiederum leben eine Einsamkeit ohne Wegspuren (Psalm 107,4), ohne Richtung, ohne Orientierung, ohne Hinweisschilder. In dieser Einsamkeit verliert sich der Mensch oftmals, er weiß nicht, wohin er sich richten soll, weil er nicht weiß, woher er kommt, weshalb er hier ist, wer ihn gerufen und hierher gebracht hat. Und weil er nicht um seinen Ursprung weiß, weiß er nicht wozu und wohin. Wir alle kennen Menschen, die ohne Richtung unterwegs sind, ohne jemanden an ihrer Seite, der sie nicht nur begleitet, sondern ihnen auch den Weg weist. Die desorientierte Einsamkeit. Diese Einsamkeit ist uns allen so vertraut! Wieviel Verzweiflung ruft sie hervor! Und in dieser Verzweiflung, wieviel Flucht nach vorne, vielleicht nirgendwohin.

Der Mensch ist ein Hohlraum. Und dieses Ausgehöhltsein, das ihn ausmacht, ist ein Mangel, aber auch eine Anlage, eine Vorrichtung, die von einem Leben als Gefäß spricht, als Raum, der gefüllt werden will, der bewohnt werden will ... Wenn er nicht aufgefüllt wird, wenn der Hohlraum leer bleibt, fasst die Einsamkeit schließlich in ihm Fuß, nimmt traurig von ihm Besitz und wandelt in ihm die Existenzfrage immer mehr in einen Existenzzweifel um und in die feste Überzeugung der Nutzlosigkeit und Unnötigkeit unseres Lebens in dieser “weiten und fremden Welt”. Diese schmerzliche und beunruhigende Aushöhlung hat jedoch einen Sinn: Jemand wird kommen und sie bewohnen, Jemand, der Herr dieser Bleibe ist, der König dieser Stadt. Wenn dieser Hohlraum, der ausgerichtet ist als Wohnraum fuer Jemanden, also letztlich nicht bewohnt wird, wie soll man dann die Leere, die unnütze Aushöhlung ertragen?
Eine weitere Einsamkeit fügt sich diesen an, die maßloseste, die sich der Mensch mit der Geschichte seiner Loslösung von jeglicher Vormundschaft geschmiedet hat, indem er das, was unsere letztendliche Bestimmung war, bis ins Unendliche verzerrt hat: wie Gott zu werden bzw. ein Mitglied der Familie Gottes zu werden. Ich beziehe mich auf die unglückliche Verwaisung des Menschen. Sich von allen Vormundschaften loszumachen, gab den Anschein gewisser Freiheiten, hat uns aber in die schlimmste aller Einsamkeiten gestürzt: ohne Vater-Mutter, ohne Heim, ohne Dach, ohne Wände, ohne Fußboden. Dies hat eine Reihe von weiteren unersetzlichen Verlusten zur Folge: ohne Vater-Mutter gibt es auch keinen Bruder, keine Schwester, was sich wiederum auf jegliche andere Beziehung auswirkt. In dieser Welt wird nicht nur Gott gestrichen, sondern sie entmenschlicht sich in unmittelbarer Konsequenz und ruft die immer häufiger werdenden menschlichen Einsamkeiten hervor, die uns unausweichlich vor Augen liegen, sie hämmern auf uns ein durch ihre Gegenwart und fordern von uns, sei es auch stillschweigend, liebevolle Nähe, Trost, eine heilsame Umarmung.

Niemand in unserem inneren Hohlraum und niemand, der uns den Lebenssinn vermittelt, niemand in uns und niemand an unserer Seite ist der Gipfel einer unerbittlichen Einsamkeit.

Aus dieser enormen Bedürftigkeit dringt schließlich ein Ruf, diese selbe Not wird den Schoß der unsagbar verdorrten Erde öffnen und den erlösenden Regen erflehen. Aus diesem Land erhebt sich das Gebet des Psalmisten: “Denk an mich, Herr, such mich auf und bring mir Hilfe!” (Psalm 106, 4). Dies ist der Adventsruf, der Mensch ruft beharrlich jenen an, von dem er letzten Endes das dauerhafte Heil erhofft, die Heilung seines kranken Menschenherzens, die Erfüllung aller Liebes- und Gemeinschaftsfähigkeit, die er in sich trägt. Der Mensch ruft Gott an, von ihm besucht zu werden, denn es genügt ihm nicht, um seine Existenz zu wissen, wenn er ihm nicht begegnen kann, von “Angesicht zu Angesicht”, wenn kein Dialog möglich ist, keine lebendige Gemeinschaft mit ihm. Der Ruf des Menschen angesichts seiner Einsamkeit vereint sich schließlich und endlich mit dem ursprünglichen Wunsch Gottes, “es ist nicht gut, dass der Mensch alleine bleibt” (Gen 2, 18).

Die größte Gnade, die der Mensch empfangen hat, war Sein Kommen, nicht nur als Antwort auf das Flehen des Menschen, sondern vor allem als Wille Gottes, ihm zu begegnen, “wie er es im Voraus bestimmt hat” (Eph 1, 9). In der Person Jesu, seines Sohnes, besucht uns Gott und leitet gleichzeitig sein dauerhaftes Verbleiben unter uns ein. Die Menschwerdung und Geburt Jesu sind das Eingangstor zu dieser Gegenwart unter uns, und der Ort, den er aufsuchen wird, ist der Mensch selbst. In ihm wird Gott selbst Wohnung nehmen und seinen seit jeher existierenden inneren Hohlraum, seine Leere überreich füllen und gleichzeitig das Paradies wiederherstellen, aus dem der Mensch vertrieben wurde und in das er ihn zurückführt, um ihn mit Gnade und Zärtlichkeit zu überschütten. Es ist der Mensch selbst, zu dem Jesus, der Retter, kommt, um ihm die Liebe Gottes, des Vaters, weiterzugeben, so dass er diesen als lebendige Quelle jeglicher Liebe kennenlernt, der ihn aus seiner Verwaisung holt und ihn erfüllt in seinem einzigartig tiefen Bedürfnis, zu lieben und geliebt zu werden. So sind wir also nicht alleine, wir sind von Gott bewohnte Wesen, wir haben einen Vater, seine Liebe steht am Anfang und besteht für immer, er
wird nicht erlauben, dass wir uns ohne Weg und Orientierung verlieren, das wilde Getier der Angst und des Todes wird uns nichts anhaben können, denn Gott ist mit uns, er steht auf unserer Seite, er ist unser Bürge und Retter inmitten unserer schwierigen Umstände. Gott ist mit uns, sein Name ist Immanuel.

Das Kommen Gottes festigt die Bande, die uns Menschen mit ihm verbinden und eröffnet das Zeitalter einer convivio, die kein Auge gesehen und kein Ohr gehört hat, die keinem Menschen in den Sinn gekommen ist” (vgl. 1 Kor 2, 9). Gott wollte mit dem Menschen zusammenleben (convivir), vom Lebensbeginn bis zu seinem Ende, die alltäglichen menschlichen Freuden kennenlernen und seine Schwierigkeiten, das Brot des Schweißes und der Felder mit ihm teilen, unsere Verbrechen auf sich nehmen und unsere schwache Hoffnung stärken. Gott hat sich in Jesus von Nazareth zu einem von uns gemacht, der Sohn Gottes, das fleischgewordene Wort. Wenn wir zur communio Dio berufen wurden, der Gemeinschaft mit Gott, so wurden wir doppelt reich beschenkt durch das Zusammenleben mit Gott, der convivio Dio, im Fleisch, durch Jesus Christus, unseren Herrn. Auf diese Weise wird die communio mit Gott convivio und die convivio, ermöglicht durch die Enkarnation, wird zur endgültigen communio werden, der letztendlichen Erlösung des Menschen, des ewigen Lebens in Gott.

Diese convivio von Mensch und Gott gibt dem menschenlichen Zusammenleben Sinn, es wird zum Abbild und zur Frucht desjenigen, das im Schoß der Dreieinigkeit gelebt wird. Keine Einsamkeit ist uns Christen fremd und auch die Wege, die zu ihr führen, sind uns nicht gleichgültig. Deshalb müssen auch wir uns aufmachen, wo auch immer wir uns befinden, und die Menschen im Namen Gottes aufsuchen; handeln wir an ihnen, wie Gott an uns gehandelt hat. Der Weg Gottes zu den Menschen war die Liebe und diese wird auch der Weg für uns alle sein. Nähern wir uns jeglicher menschlichen Einsamkeit und verkünden wir die Gegenwart Gottes mitten unter uns, während wir gleichzeitig all das verurteilen, was diesen Weg unbegehbar für uns macht, was ihn verbaut, ihn abwertet, für nichtig erklärt, ihn in Vergessenheit geraten lässt, sei es tief in unserem Herzen oder in den Sozialstrukturen, in unseren Familien und Gemeinschaften oder auf unseren Straßen, in unseren Dörfern. Gott will zusammen mit dem Menschen leben und wir möchten gemeinsam mit ihm leben. In dieser gegenseitigen Bewohnung liegt der Sinn des menschlichen Lebens.

Ein frohes Weihnachtsfest des Immanuel!
In Verbundenheit
M. Prado und Comunidad de la Conversión (Gemeinschaft der Bekehrung)

miércoles, 21 de diciembre de 2011

A Közösség levele 2011 Karácsonyán


A Közösség levele 2011 Karácsonyán
Kedves Testvér, talán többször feltetted magadnak a kérdést, honnan ez a keserü magány, amitöl annyira szenved az ember. Mindannyian átéltük a külsö és belsö magányt – ebben egyformák vagyunk. A magány ott van az emberi szív legmélyén, de ott a nagyvárosok betonfalai között is, fájó egyértelmüséggel. Rengeteg ember szeméböl sugárzik felénk; vannak akik pedig csendben, a rejtekben élik át. Egyesek számára “kietlen sivatag helye” a magány (MTörv. 32,10), ahol a félelem, a borzalom, a rettegés az úr; ahol nincs emberi szó, baráti gesztus, együttérzés. Az ember egyedül van és kiszolgáltatott, védtelen, úgy érzi, el kell rejtöznie, hogy védekezzék. Mennyi eröszakot szül ez a magány, halálbosszút, agresszivitást! Mások “nem találnak utakat” (107. Zsolt.), céltalanul bolyonganak. A magányban az ember eltéved, nem tudja, merre menjen, mert azt sem tudja, honnan jön, miért van itt, ki hívta életre. S ha nincs kezdet, nincs merre és hová sem. Mindannyian ismerünk céltalanul vándorlókat, akik mellett senki sincs, hogy megmutassa, merre az út, hogy elkísérje öket. A céltalan magány – ezt is mindannyian ismerjük – mennyi reménytelenséget okoz, és e kilátástalan helyzetben mennyien menekülnek elöre a semmibe!
Az ember ür. Ür-mivoltja hiány, de készség is: életre, befogadásra kész, betöltendö tér…. Ha nem tölti be valami, ha az ür üres marad, a magány elhatalmasodik, úrrá lesz és a lét értelmére irányuló kérdést kétellyé változtatja, majd meggyözödéssé, hogy széles e világon értelmetlen és felesleges a létünk. Pedig ennek a fájdalmas és nyugtalanító ürnek értelme és célja van: Valaki kell, hogy betöltse. Valaki, aki e hajlék Ura, e város Királya. Ezért aztán, ha ez az ür, ami arra való, hogy Valaki betöltse, végül lakatlan marad, hogyan viselhetö el a haszontalan üresség, a betöltetlen ür?
A legmardosóbb magány az, amit az ember maga emel maga köré az élete során. Megszakít minden gondoskodó szálat – a végtelenségig ismételve azt az eredeti tévedést, ami eltérítette végsö céljától: hogy olyan legyen, mint az Isten, Isten családjához tartozzék. Árva lett. Minden gondoskodástól szabad, de valójában a legborzalmasabb magányba taszította magát: anyátlan-apátlan, otthontalan, talajtalan. Visszafordíthatatlan veszteségek láncolata indul meg ezáltal: anya-apa nélkül testvérek sincsenek, minden más kapcsolat is leromlik. A világ elembertelenedik, és egyre gyakoribb és elkerülhetetlenebb a magány. Szembetünö és zavaró, mert – ha némán is – szeretetet, vigasztalást, testvéri ölelést vár tölünk.
De az elviselhetetlenné váló magányt, az elhatalmasodó ürt senki és semmi, se kívül se belül, nem tudja betölteni.
Ebböl a mérhetetlen hiányból szakad fel végül a kiáltás, a kiszolgáltatottság megnyitja a kiaszott föld szívét és esöért kiált: “Gondolj ránk, Uram, látogass meg minket szabadításoddal!” (106. Zsolt.) Ez az Advent szava; az ember szakadatlan kiáltása Ahhoz, akiben egyetlen reménye van, aki örök üdvösség és visszaadhatja a beteg emberi szív egészségét. Olyan teljességet ad, amely betölti az ember minden szeretet- és társ utáni vágyát. Az ember hívó szava Isten látogatására vár, mert nem elég számára a lét, ha nincs benne találkozás, “szemtöl - szembe”, párbeszéd, élö társ. A magányos ember kiáltása egybecseng az Isten utáni vággyal: “Nem jó az embernek egyedül” (Ter. 2,18)
A legnagyobb kegyelem, amiben az ember részesült, az Isten látogatása volt. Nemcsak válasz az ember hívó szavára, hanem – elsösorban – Isten kezdeményezése, aki találkozni akar az emberrel, “annak végzése szerint, aki mindent akaratának végzése szerint cselekszik” (Ef. 1,10). Jézus, a Fiú személyében maga az Isten látogat meg minket, s ezzel megkezdi végleges jelenlétét közöttünk. A megtesülés és az Úr Jézus születése nyitja meg ezt a jelenlétet közöttünk. A látogatás helye maga az ember, akiben Isten szállást vesz és teljessége betölti a korábbi ürt, visszaállítja azt a paradicsomi állapotot, amelyböl kiüzetett, visszatér, hogy kegyelmével és gyengédségével halmozzon el. Maga az ember, akinek a megváltó Jézus kinyilatkoztatja az Atya Isten szeretetét, hogy minden szeretet élö forrásaként ismerje meg Öt és megszünjék árvasága; hogy kielégüljön mélységes szeretetvágya, hoy szeressen és szeressék. Nem vagyunk immár egyedül; Isten lakik bennünk, van Atyánk és az ö szeretete a kezdet, és örök. Nem hagyja, hogy irányt tévesszünk, hogy legyözzön bennünket a rettegés és a halálfélelem, mert Isten velünk van, mellettünk áll, Ö a jótállónk és megváltónk. Velünk az Isten, a neve Emmanuel.
Isten látogatása megerösíti a szálat, ami bennünket, embereket hozzá köt. Olyan életközösség korszakát nyitja meg “ amit szem nem látott, fül nem hallott” (1Kor 2,9). Isten együtt akar élni az emberrel, ez élet kezdetétöl a végéig. Meg akarja ismerni az apró emberi örömöket és csalódásokat, osztozni akar a verejtékes munkában, vállára veszi büneinket és táplálja pislákoló reményünket. A názáreti Jézusben Isten eggyé vált közülünk; az Isten Fia, az Ige megtestesült. Ha arra letttünk hívva, hogy egységben éljünk Istennel, kétszeres áldás számunkra az együttélés Istennel, aki megtestesült Urunkban, Jézus Krisztusban. Az Istennel való közösség (communio), Istennel való életközösséggé vált (convivio); és a megtestesüléssel megvalósult életközösség (convivio) végleges közösséggé (communio) válik az ember megváltásával, mely az Istenben való örök élet. Az ember és Isten közötti együttélés ad értelmet az emberi életközösségnek, amely a szentháromságos élet gyümölcse és képe.
A keresztény ember számára egyik magány sem idegen, és nem hagyhatnak bennünket hidegen a hozzá vezetö utak sem. Ezért bárhol is élünk, nekünk is meg kell látogatnunk embertársainkat Isten nevében. Tegyük mi is azt, amit Ö tett velünk. Az Isten látogatásának útja (via sacra) a Szeretet volt – legyen ez a mi utunk is a többiek felé. Közelítsük meg az emberi magányt és hirdessük a köztünk élö Istent. Emeljük fel szavunkat minden ellen, ami ezt a jelenlétet akadályozza, láthatatlanná teszi, kissebbíti, feledteti – akár az emberi szívben, akár a társadalomban, családjainkban, közösségeinkben, környezetünkben. Isten együtt akar élni az emberrel és mi Vele akarunk élni. Ebben a kölcsönös életközösségben rejlik az emberi élet értelme.
Áldott Karácsonyt és Úrjövetet!
Testvéri szeretettel
M. Prado
Megtérés Közösség

domingo, 18 de diciembre de 2011

Carta de Comunión - Navidad 2011

Carta de Comunión. Navidad 2011
Querido hermano y hermana, tú te has preguntado muchas veces de dónde viene esta arisca soledad que padecemos los hombres. Todos hemos experimentado en nuestras vidas esta realidad interna y externa que nos hace reconocernos como iguales. La soledad está en lo más íntimo del corazón humano, pero también vive agazapada en los muros de hormigón de las grandes ciudades, con una evidencia doliente. Multitud de seres humanos la muestran a nuestros ojos, otros la viven en silencio y en lo escondido. Para unos es una “soledad poblada de aullidos” (Dt 32, 10), en la que impera el miedo, el pasmo, la angustia, la amenaza; en la que escasea la palabra humana, un gesto de cercanía, una compasión; así, el hombre solo es un hombre desprotegido, en la nada, a la intemperie, que siente que ha de defenderse, incluso ocultarse. ¡Cuánta violencia genera esta soledad, cuánta venganza de la muerte, cuánta agresividad! Otros viven en “una soledad sin caminos” (Salmo 107, 4), sin sentido, sin orientación, sin señales. En esa soledad el hombre tantas veces se pierde, no sabe dónde ir porque no sabe de dónde viene, por qué está aquí, quién le llamó y le trajo. Y faltando el origen falta el para qué y el hacia dónde. Todos conocemos hombres vagando sin sentido, sin nadie que, puesto a su costado, no solo le acompañe sino que le muestre el camino. La soledad desorientada ¡Esta soledad nos es a todos tan común! ¡Cuánta desesperanza produce! Y, en esa desesperanza, cuánta huída hacia adelante, tal vez hacia ninguna parte.
El hombre es un hueco. Y esta oquedad constitutiva es una carencia pero también una disposición, que habla de la vida como recipiente, como espacio para ser llenado, para ser habitado… Si no se colma, si el hueco permanece vacío, la soledad acaba asentándose en él, enseñoreándose tristemente en él hasta transformar la pregunta existencial en la duda sobre la existencia y en la firme convicción de lo inútil e innecesaria que es nuestra vida en este “mundo ancho y ajeno”. Sin embargo esta dolorosa e inquietante oquedad tiene un sentido: Alguien ha de venir a habitarla, Alguien que es el Señor de esta morada, el Rey de esta ciudad. Por lo cual, si este hueco, dispuesto para que Alguien lo habite, no es al fin habitado, ¿cómo poder soportar el vacío, la inútil, pues, oquedad?
A esto se añade la soledad más rabiosa, aquella que el hombre se ha ido forjando con su historia de alejamientos de toda tutela, repitiendo hasta el infinito la torcedura de lo que en realidad era nuestro último destino: ser como dios, o ser de la familia de Dios. Me refiero a la desdichada orfandad. Desligarse de todas las tutelas ha simulado libertades pero en realidad nos ha precipitado a la más horrible soledad: sin padre-madre, sin casa, sin techo, sin paredes, sin suelo. Se inicia así una cadena de pérdidas irreparables: sin padre-madre no existe tampoco el hermano-hermana, contaminando toda otra relación. El mundo no solo se deshabita de Dios sino que se deshumaniza como consecuencia inmediata, provocando las soledades humanas que cada vez son más frecuentes, que son ineludibles porque están a la vista, golpeándonos con su presencia y reclamándonos, aunque sea silenciosamente, una amable cercanía, un consuelo, un abrazo salvador.
Nadie en nuestra oquedad y nadie sosteniendo el sentido de la vida, nadie dentro y nadie fuera es el colmo de una soledad que se hace irresistible.
De esta enorme carencia arranca al fin un clamor, la misma precariedad abrirá el seno de la tierra más inhóspita implorando la lluvia benéfica. En este paisaje se eleva el ruego del salmista: “Acuérdate de mí, Señor, visítame con tu salvación” (Salmo 105, 4). He aquí el grito del Adviento, la insistente llamada del hombre hacia Aquél en quien definitivamente tiene puesta la esperanza de una salud duradera que restaure la enfermedad del corazón humano y de una plenura que colme tanta capacidad de amor y comunión como tiene. La llamada del hombre a ser visitado por Dios, porque no le basta su existencia si no se da un encuentro, un “cara a cara”, un diálogo, una compañía viva. El clamor del hombre ante su soledad se aúna definitivamente al deseo primigenio de Dios, “no es bueno que el hombre esté solo” (Gn 2,18).
La gracia más grande recibida por el hombre ha sido Su visita, no solo como respuesta a su requerimiento sino, sobre todo, como voluntad de Dios de encontrarse con él, “plan trazado desde antiguo” (Ef 1, 10). En la Persona de Jesús, el Hijo, Dios nos visita inaugurando su presencia definitiva entre nosotros. La Encarnación y la Natividad del Señor Jesús son el Pórtico de esta Presencia entre nosotros, siendo el lugar de visitación el hombre mismo, en el que Dios mismo va a habitar, llenando con su plenitud la antigua oquedad y vacío, restaurando así la ciudad-paraíso del que fue expulsado y a la que vuelve para colmar de gracia y de ternura; el hombre mismo, al que Jesús, el Salvador, viene a comunicarle el Amor de Dios Padre para que le conozca como la fuente viva de todo amor, erradicando la orfandad y satisfaciendo su singular y hondo deseo de amar y ser amado. Así, pues, no estamos solos, somos seres habitados por Dios, tenemos Padre, su Amor está al principio y siempre, no dejará que nos perdamos sin rumbo y sin sentido, no podrán con nosotros los aullidos de la angustia y de la muerte porque Dios está con nosotros, porque Él está de nuestra parte, es nuestro valedor y salvador, en medio de nuestra precaria condición. Dios está con nosotros, su nombre es Emmanuel.
La visita de Dios afianza el lazo que nos liga a los hombres con Él y abre el tiempo de una convivio que ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni criatura alguna pudo jamás imaginar (Cfr. 1 Cor 2, 9). Dios ha querido convivir con el hombre, desde el principio de la vida hasta el fin, conociendo las humildes alegrías humanas y sus sinsabores, compartiendo el pan del sudor y el de los campos, cargando con nuestros crímenes y alentando nuestra flaca esperanza. Dios se ha hecho uno de los nuestros en Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, el Verbo hecho carne. Si fuimos llamados para vivir en la communio Dio, la Comunión con Dios, hemos sido doblemente agraciados con la convivencia con Dios, la convivio Dio, en la carne, por Jesucristo Nuestro Señor. Así la communio con Dios se hizo convivio y la convivio, que hizo posible la Encarnación, se hará communio definitiva, redención última para el hombre, eterna vida en Dios.
Esta convivio entre el hombre y Dios dará sentido a la misma convivencia humana, que será una imagen y fruto de aquella que se vive en el seno de la Trinidad. Ninguna soledad nos es ajena al cristiano, ni tampoco nos son indiferentes los caminos que conducen a ella. Por eso, desde donde quiera que estemos hagamos también nosotros la visita al hombre de parte de Dios, hagamos con los demás lo que Él ha hecho con nosotros. La vía sacra de la Visitación de Dios al hombre fue el Amor, que también lo sea para todos nosotros. Acerquémonos a cualquier soledad humana anunciando la presencia de Dios en medio de nosotros y denunciando todo aquello que la hace inviable, la obstaculiza, la rebaja, la anula u olvida, ya sea en lo íntimo del corazón o en las estructuras sociales, en el interior de nuestras familias y comunidades o en medio de la calle y de los pueblos. Dios quiere convivir con el hombre y nosotros queremos convivir con Él. En esta mutua inhabitación está el sentido de la vida humana.
¡Feliz Navidad del Emmanuel!

Hna. Prado
Comunidad de la Conversión

viernes, 4 de noviembre de 2011

CARTA DE COMUNIÓN. Otoño de 2011

“…os habéis congregado en comunidad…”

(Regla de S. Agustín, c. 1, 3)

Queridas hermanas, nuestros pies están hollando ya las tierras otoñales, nuestros ojos aprecian el cambio de color de la naturaleza, de los atardeceres, de los árboles, de las plantas, de las aves…; nuestro corazón mide el nuevo tiempo que está entrando pausadamente, la luz, que se hace más breve, y la noche, más larga; el viento nuevo ha refrescado estos campos que aún arden por el sol del estío. Llegarán las lluvias… Nosotras volvemos a quehaceres conocidos, nos recogemos de nuevo, con un anhelo de buscarle a Él con intensidad y amor, con el deseo de volver a preparar la tierra para que sea buena, para poder sembrar en ella y que dé su fruto a tiempo y en abundancia. Si estuvimos unidas en el verano, entre la gente, en nuestras “itinerancias”, en la acogida de peregrinos y en el acompañamiento de jóvenes en la JMJ…, seguimos unidas ahora, al ordenar de nuevo todas las cosas, al volvernos hacia dentro, para escuchar lo que Él nos diga y seguirle por donde Él nos lleve. El Señor Jesús nos acompaña, nos coge de la mano, está a nuestra derecha y a nuestra izquierda, detrás y delante y en el centro mismo de nuestra comunidad. Así, con Él entre nosotras, nos ponemos de nuevo en camino.

Este año tendrá su empeño: la COMUNIDAD. Después de tres años en el que hemos rozado el tema de Dios Amor, Dios trinitario, Dios como Padre, como Hijo, como Espíritu, en el que nos hemos detenido en el fundamento de nuestra confesión de fe, en la Paternidad divina, en la Filiación y en la Fraternidad, ahora entraremos en el fruto de todo ello: la Comunidad, siempre comunidad de fe, también comunidad de vida en el seguimiento del Señor.

Hay una imagen que desearía que tuviéramos como expresión plástica del misterio comunitario. Las personas somos aperturas, ventanas, que dejan ver a Dios. Cada una tenemos nuestra anchura, nuestra profundidad; cada una deja ver algo del misterio divino, por eso la persona es revelación siempre velada de su Creador y Señor. El trabajo de colaboración a esta gracia dada consiste en agradar el hueco de la visibilidad, en evitar las opacidades que puedan ocultar, en limpiar la grieta por la que pasa la luz. Aún más: cuanto más nos acerquemos las unas a las otras, más grande será la apertura por la que es posible ver el misterio de amor que nos aguarda, Dios mismo, Al Padre, al Hijo con el Espíritu. ¿No tuvo Jesucristo esa misma pretensión ante un mundo que se negaba a querer ver y que vivía en la cerrazón y en el egoísmo?¿No se dejó abrir en el acto supremo del amor, en la cruz, para que entráramos por sus llagas a la Casa del Padre? ¿No fue esa misma pretensión la de la Trinidad cuando en la Encarnación abrió la ventana que permitiera al hombre atisbar el misterio de Amor más grande, inconmensurable e infinito? Nuestra unidad tiene esa finalidad, primero para los que se acerquen a nosotras queriendo ver su Rostro y el Amor sin límites de Dios; después, porque nosotras mismas, sin fronteras ya y sin marcos, perteneceremos a la misma visión.

Así, el misterio de Dios lo contemplaremos desde la vida a la que hemos sido llamadas, la Comunidad religiosa, la de aquellas que quieren seguir al Señor más de cerca, con absoluta disponibilidad a lo que Él pueda pedirnos y servirle allí donde y como Él quiera. La comunidad será este año para todas nosotras, lugar de vida, desde el que contemplamos lo que Dios va haciendo en nosotras, y desde el que contemplamos la vida misma de Dios.

Son dos orientaciones de nuestra contemplación: Contemplar a Dios en la comunidad, presente entre nosotras, aquí, en la comunidad reunida en su Nombre y elegida por Él; aquí, donde estamos, vivimos y somos. Y contemplarle desde la comunidad, haciendo de este lugar en el que Él habita el espacio de contemplación amorosa y de entrega generosa y fiel y el espacio desde donde dirigimos nuestra mirada y nuestra vida hacia Dios mismo. Verle entre nosotras y desde esta comunidad reunida en su Nombre verle a Él, contemplar el misterio de su Vida. A la vez será desde la misma comunidad como estamos llamadas a contemplar y servir al hombre, nuestro hermano, y desde ella servirle, amarle.

Se trata de vivir desde la dimensión comunitaria, cuando nos referimos a Dios, y cuando nos referimos al hombre, o a nosotras mismas. Vivir en Comunidad es vivir desde la comunidad, desde lo que somos: un pequeño grupo de mujeres unidas con un solo corazón y una sola alma hacia Dios. Nada pues remite ya en nuestra existencia a una soledad cerrada en sí misma. Es un modo de romper con el solipsismo del yo, con el egoísmo; es por eso una llamada de Dios a un modo nuevo de ser en el mundo: ser comunión. Formar comunidad es una manera explícita de responder a Dios. Hasta el silencio, la soledad, la interioridad, está transida de comunión. Esta es nuestra vocación, hagamos lo que hagamos, siempre lo haremos desde el corazón de una Comunidad. Hacia Dios y hacia el hombre nos dirigimos formando comunidad, como una sola persona, con un solo corazón y una sola alma.

Nos llama el Amor de Dios que hemos descubierto como Amor de Comunidad, Amor Trinitario, Amor de relación entre Personas, Amor de Comunión. Esto es lo primero que deseamos vivir, como Él vive, a imagen de su misma vida. Todo el trabajo hacia el hombre, el mismo amor que nos mueve hacia Él parte de aquí, de esta certeza, de que el mismo Dios es un Dios Trinitario, un Dios Amor que ama al hombre con un amor que dimana del amor en el que vive. Jesús, en su amor al Padre, nos enseña a amar a Dios y a amarnos entre nosotros. En su éxodo hacia el hombre nos enseña hasta dónde ha de llegar el amor que habita en nosotras. Todo lo aprendemos de Él, Dios Trinidad es la escuela de amor, y la fuente del amor y el origen mismo de todo amor.

Hemos desembarcado en la comunidad porque antes nos hemos sabido hijos y hermanos o porque hemos comprendido que ahí estaba la razón de la vida humana. Sin filiación y sin fraternidad no hay comunión porque falta el suelo firme que la sostiene. Es sabernos hijos de Dios e hijos en el Hijo; es sabernos hermanos del Hermano mayor y hermanos entre nosotros lo que posibilita un camino común, “un solo corazón y una sola alma”. Y es lo que posibilita también una tarea, una misión, un destino: “hacia Dios”. La conversión del hombre se realiza desde esta comunión por eso nuestra vida quiere trochar estos dos caminos, apoyándola firmemente en estas dos fuertes llamadas: a la comunión y a la conversión, a la conversión por la comunión. Nuestra misma conversión ha sido fruto de esta comunión en Cristo de aquellos que nos amaron hasta provocar nuestro retorno.

Durante este año vamos a intentar explicarnos aquello que vivimos, que queremos vivir para trazar las líneas maestras que perfilen nuestra comunidad de la mejor manera. Buscaremos durante este año la razón de ser, el sentido de esta llamada, su qué, su por qué y para qué.

Todo esto ha de llevarnos a una mayor unidad entre nosotras, a una más nítida identidad, a ser dentro de nuestro mundo una célula viva, una fuente de vida, un lugar de gracia y de vida. No estamos aquí para esperar tediosa y angustiosamente la muerte sino para encaminarnos hacia la Vida.

Ser comunidad es un reto para todas nosotras, es don y tarea. Hay mucho que hacer dentro de ella, mucho que vivir, es todo un horizonte, toda una misión. Pero también la comunidad tiene un horizonte hacia fuera de ella misma. Hay mucho que hacer en él desde la comunidad. Una comunidad religiosa tiene en sí misma una fuerza de Dios, una gracia, un fuego que debería convulsionar el mundo en el que vive. Porque es una ciudad sobre el monte, una lámpara encima de la mesa; porque es la fuente que mana Agua viva, el árbol que da frutos a su tiempo, la roca sobre la que apoyar la existencia; es el lugar de la alabanza a Dios, de la gratitud, de la petición más humilde a Dios en medio de los hombres, con ellos y para ellos… es la mano abierta a todos y el corazón universal que ama a todos y cuida de todos y nadie le es indiferente. Una comunidad es un corazón que bombea vida, un amor que no descansa, una esperanza que jamás se arruga y ni se afea, una fe inquebrantable… Realmente si fuéramos conscientes del Don que somos de Dios para el mundo “no habría espacio suficiente para correr” para encontrarle a Él y para ofrecerle al mundo. Yo creo que esto va a sucedernos a nosotras. Va a haber un estallido de gracia que nos transformará en un ascua incandescente, en un fuego de luz y calor para nuestros hermanos. Gracia, cruz y fuego son los pasos propios de nuestro itinerario religioso, como Él lo fue en su historia de salvación entre nosotros, los hombres.

Ojalá sea para todas un regalo ser comunidad y buscarle y seguirle a Él desde ella. Ojalá nos encontremos a nosotras mismas en los más bellos textos evangélicos y apostólicos en los que se nos habla del Amor mutuo, del Amor fraterno, de las comunidades surgidas del mensaje de Cristo, del Amor de Dios… Ojalá salte nuestro ser de gozo ante el misterio de amor que encierra la vida comunitaria en el seguimiento de Cristo el Señor. Ojalá toda la Comunidad seamos el signo vivo de que Dios acompaña al hombre mientras peregrina, hasta que llegue a la comunión plena en el Día sin ocaso. Ojalá un día sea esa ventana apertura inmensa, hecha de millones y millones de “pasos de luz” que decidieron unirse a fin de hacer brillar el misterio escondido en los siglos, la radiante luz de mediodía que es la Vida de Dios, el esplendor de la gracia, lo ancho, lo largo y lo profundo del Amor de Dios.

Enormemente feliz de haber sido llamada a esta Comunidad, con todas vosotras, os animo a iniciar este nuevo tramo del camino con la mirada puesta en lo que Dios quiere de todas nosotras y con el corazón abierto y dispuesto a darle nuestro sí incondicional, individual y comunitariamente.

Un solo corazón y una sola alma.

Vuestra hermana, Prado.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Claves para una meditación


“Arraigados y edificados en él, firmes en la fe, tal como se os enseñó, rebosando en acción de gracias” Col 2, 7

Las Palabras del Evangelio que iluminarán las Jornadas en Madrid y las palabras del Papa, junto con todo aquello que se vivirá, tanto de lejos como de cerca, referido a este acontecimiento y a esta fiesta cristiana, será más que suficiente, pero quisiera que centráramos la atención en algunas claves.

1.- El Papa ha hecho notar la voz pasiva de estos verbos, “arraigados” y “edificados”, porque es algo en sí mismo muy significativo. Es la gracia la que nos arraiga y nos edifica en Él. Por puro don hemos sido injertados en Cristo, estamos cerca de Él. Por lo tanto en lo primero que debemos reparar es en la primacía de la Gracia, del Don de Dios en nuestras vidas. No hemos sido nosotros los primeros en dar el paso hacia Dios, Dios es el primero en amar y de ese amor procedemos. Ese Amor es así la Fuente de la Vida.

2.- Todo ha de comenzar desde dentro. Cuando hablamos de raíces y de edificaciones hacemos referencia a lo que no se ve pero es imprescindible: la raíz y la cimentación de una casa. Como leemos en Lc 6, 48, el hombre que construyó la casa sobre roca hubo de cavar y ahondar y eso hace referencia al verbo skapto, abrir, pero hacia dentro para hacer un forjado que sostenga una estructura.

Tanto arraigar como cimentar son dos palabras que revelan una acción interior, algo que no se ve, que escapa a nuestra vista pero que, sin embargo, es fundamental. El crecimiento en la vida espiritual va de dentro hacia fuera, empieza en el interior. La fe en Cristo se forja de esta manera, no es algo exterior sino aquello que habita en lo más íntimo, que dota de una profundidad y solidez auténtica a la vida. Cristo es la buena tierra en la que arraigar, en la que se hunden las raíces para alimentar a todo el árbol, en la que la existencia humana puede arraigar para dar fruto. Tierra, por tanto, de Vida y de Gracia abundante, fuera de la cual no es posible subsistir. Cristo también es la Roca sobre la que se apoya la casa que ni el viento ni la tormenta pueden derrumbar.

Este es un mensaje que no pasa, hoy nos es necesario porque nuestro mundo, a menudo tan vaporoso, tan líquido, tan superficial, inconsistente y fugitivo, sobrevuela todo pero no recala en nada. Benedicto XVI nos hace volver a las Palabras de Vida que nos hacen comprender nuestro modo de seguir a Jesús y nuestro papel en el mundo.

3.- Firmes en la fe. Esa firmeza la da la confianza en un suelo, la fiabilidad que ofrece un buen fundamento. Es, por tanto, una consecuencia de lo anterior: sobre una sólida base se está firme, seguro, estable. La fe no es para el hombre una superficie de arenas movedizas. Creer hace al hombre más humano, le constituye en la postura de origen, alzado, de pie, para poder caminar e ir hacia el horizonte, hacia el encuentro con lo que desea su corazón.

Estar firmes es un gesto que encierra dos actitudes: asentimiento y asentamiento.

Asentir es “a-firmar”, decir SÍ, ser un SÍ, dar un Sí, como Cristo, que fue un Sí total al Padre. Hacer de la vida entera un Sí a Dios es confiar en Él y serle fiel. Pero además es hacer de toda la existencia una Confessio fidei, una confesión de fe, un Credo, lo que supone que pase lo que pase hay una inconmovible afirmación: Sí, creo.

Es también “asentamiento”, es decir, apoyar la vida sobre algo muy seguro porque sólo así se puede estar firmes, permaneciendo estables, haciendo de la fe en Cristo nuestro fundamento vital. Esta permanencia en la fe nos libera de la Infirmitas, de la “en-fermedad”, aquello que nos hace caer y dejar de estar firmes y seguros; y de la fugitas, del impulso a huir, o a ir de acá para allá sin encontrar descanso. Cristo es nuestra salud, nuestra salvación, vienen las dos palabras de la misma raíz, y Cristo es a la vez nuestro descanso, la tierra y la roca en la que podemos arraigar y edificar la casa. “Inquieto está nuestro corazón hasta que descanse en Ti”, decía Agustín (Conf. I, 1)

4.- Por lo tanto, estas Palabras del Apóstol concentran toda la atención en Cristo… “en Cristo, en la fe”. ¡Si nos quitaran a Cristo…! No puedo olvidar la impresión que me produjo el texto de Soloviev sobre la La Leyenda del Anticristo. Al final el staretz Juan dice las palabras inesperadas por el tirano pero requeridas por la fe: «¡Gran soberano! Lo que más amamos en el cristianismo es a Cristo mismo. El mismo y todo cuanto proviene de él, porque sabemos que en El habita corporalmente la plenitud de la Divinidad. De ti, oh soberano, estamos dispuestos a recibir todo bien, pero sólo si en tu mano generosa pudiéramos reconocer la santa mano de Cristo.

El texto a los Colosenses concluye así “… tal como se os enseñó, rebosando en acción de gracias”. Estas palabras nos han sido transmitidas y esa traditio es para nosotros una gracia en la que apoyamos también nuestra fe. Por Cristo y también por la Iglesia que nos ha transmitido el kerigma damos gracias. Que al final de estas jornadas nuestro corazón rebose de acción de gracias, como nos dice el Apóstol por todo lo que hemos recibido… por pura gracia.

Que estas Jornadas nos lleven a amarle más a Él a conocerle, seguirle, servirle, vivir como Él.

M. Prado

«Cristianos, ¿cómo podría yo haceros felices? ¿Qué puedo daros, no como a mis subditos, sino como a mis correligionarios, a mis hermanos? ¡Cristianos! Decidme lo que más os interesa del cristianismo, afín de que pueda yo dirigir mis esfuerzos en esa dirección». Se detuvo y esperó. Después de esperar un rato, el emperador se dirigió de nuevo al concilio en el mismo tono afable de antes, pero en el que resonaba una cierta ironía apenas perceptible: «Amados cristianos, dijo, comprendo que os resulte difícil darme una respuesta directa. Quiero echaros una mano. Si no sois capaces de poneros de acuerdo entre vosotros, espero poner de acuerdo yo a todas las partes. ¡Amados cristianos! Sé que muchos de vosotros, y no los últimos, lo que más aprecian del cristianismo es aquella autoridad espiritual que confiere a sus legítimos representantes y no para su beneficio particular, sino para el bien común, sin duda alguna... ¡Amados hermanos católicos! ¡Oh, qué bien comprendo vuestro punto de vista y cómo desearía apoyar mi poder en la autoridad de vuestro jefe espiritual! Y para que no creáis que se trata de lisonjas ni de palabras vanas, declaramos solemnemente: por nuestra voluntad autocrática, el obispo supremo de todos los católicos, el papa romano, queda desde este momento reintegrado en su sede de Roma, con todos los derechos y prerrogativas de otros tiempos. Pero para eso, hermanos católicos, quiero solamente que en lo íntimo de vuestros corazones reconozcáis en mí a vuestro único defensor y único protector. Quienes en su conciencia y en sus sentimientos me reconozcan como tal, vengan aquí a mi lado...»

Casi todos los príncipes de la Iglesia católica, cardenales y obispos, la mayor parte de los creyentes laicos y más de la mitad de los monjes subieron al estrado y, tras hacer una profunda inclinación ante el emperador, fueron a ocupar los sillones que tenían destinados. Pero abajo, en medio de la asamblea, erguido e inmóvil como una estatua de mármol, el papa Pedro II permaneció en su sitio. Entonces las ya clareadas filas de los monjes y de los laicos que se habían quedado abajo, se corrieron apiñándose en tomo a él en un círculo cerrado.

Mirando con sorpresa al papa inmóvil, el emperador alzó de nuevo la voz: «¡Amados hermanos! Sé que entre vosotros hay algunos para los que las cosas más valiosas del cristianismo son su santa tradición, los viejos símbolos, los cánticos y las oraciones antiguas, los iconos y las ceremonias del culto. Y en realidad ¿qué puede haber más valioso que esto para un alma religiosa? Sabed, pues, amados míos, que se interesan por esta mi voluntad, aquellos que proporcionan abundantes recursos para el museo universal de la arqueología cristiana que se creará en nuestra gloriosa ciudad imperial de Constantinopla, con objeto de reunir, estudiar y conservar todos los monumentos de la antigüedad eclesiástica, principalmente los de la Iglesia oriental... ¡Hermanos ortodoxos! Los que se interesan por esta mi voluntad, los que por sentirlo íntimamente pueden llamarme su verdadero jefe y señor, vengan aquí arriba». Y la mayor parte de los prelados del oriente y del norte, la mitad de los viejos creyentes y más de la mitad de los sacerdotes, de los monjes y de los laicos ortodoxos subieron al estrado con gritos de alborozo... Pero el starets Juan no se movió y dio un gran suspiro. Y cuando la muchedumbre que le rodeaba se aclaró un poco, dejó su banco y fue a sentarse junto al papa Pedro y su grupo. Detrás de él se encaminaron también todos los demás ortodoxos que no habían subido al estrado. El emperador volvió a tomar la palabra: «Me resultan conocidos entre vosotros, amados cristianos, también aquellos que valoran más que nada en el cristianismo la seguridad personal en realidad de verdad y la investigación libre respecto a las Escrituras. No es necesario que me extienda sobre lo que pienso yo... Y hoy, además del decreto para la fundación del museo de arqueología cristiana, he firmado el de la creación de un instinto universal para la investigación libre sobre la Sagrada Escritura en todas sus partes y desde todos los puntos de vista, así como para el estudio de todas las ciencias auxiliares, con un presupuesto anual de un millón y medio de marcos. Aquellos de vosotros que sientan interés por estas sinceras disposiciones mías y que con sentimientos puros puedan reconocerme por su jefe soberano, les ruego que vengan aquí, junto al nuevo doctor en teología.» Y los hermosos labios del gran hombre esbozaron una extraña sonrisa. Más de la mitad de los sabios teólogos se encaminaron hacia el estrado, bien que con cierta demora y algo vacilantes. Todos volvieron la mirada hacia el profesor Pauli que parecía haber echado raíces en su asiento. Pauli alzó la cabeza, se levantó con cierta indecisión, se dirigió hacia los bancos que habían quedado vacíos y, acompañado por sus correligionarios que se habían mantenido firmes, vino a sentarse con ellos junto al starets Juan, al papa Pedro y a sus grupos.

Con acento triste, el emperador se dirigió a ellos diciendo: «¿Qué más puedo hacer por vosotros? ¡Hombres extraños! ¿Qué queréis de mí? Yo no lo sé. Decídmelo, pues, vosotros mismos, cristianos, abandonados por la mayoría de vuestros hermanos y jefes, condenados por el sentir popular; ¿qué es lo que más amáis en el cristianismo?» Entonces, blanco como un cirio, se puso en pie el starets Juan y respondió con dulzura: «¡Gran soberano! Lo que más amamos en el cristianismo es a Cristo mismo. El mismo y todo cuanto proviene de él, porque sabemos que en El habita corporalmente la plenitud de la Divinidad. De ti, oh soberano, estamos dispuestos a recibir todo bien, pero sólo si en tu mano generosa pudiéramos reconocer la santa mano de Cristo. Y a tu pregunta de qué puedes hacer por nosotros, ésta es nuestra clara respuesta: confiesa, aquí y ahora ante nosotros, a Jesucristo como hijo de Dios que se encarnó, que resucitó y que vendrá de nuevo; confiésalo y nosotros te acogeremos con amor, como al verdadero precursor de su segunda venida gloriosa». Guardó silencio y fijó la mirada en el rostro del emperador. Dentro de éste ocurría algo tremendo. En su interior se estaba desencadenando una tempestad infernal. De repente oyó la voz ultraterrena, que tan bien conocía, diciéndole: «Calla y nada temas».